23 Jun, 2021

Del dólar y la libra

El miércoles ha sido una fecha importante para dos de las divisas principales en el mundo, por un lado tenemos al dólar norteamericano y por el otro tenemos a la libra esterlina, ambas monedas se vieron sacudidas por factores internos que las afectaron.

Dólar norteamericano

La Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos, ha tenido recientemente su reunión sobre política monetaria y una de las cosas que más ha llamado la atención de los economistas y traders ha sido el gráfico de puntos, en el que se ha dejado ver que 11 de los 15 legisladores estadounidenses concuerdan en que no es necesario llevar acabó una subida de los tipos en este año; este panorama ha provocado que el dólar se haya vendido de forma masiva en relación con las demás monedas principales. Respecto a la decisión de los tipos del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), tanto economistas como inversores tenían dentro de sus previsiones que las subidas de los tipos pasarían de dos subidas a sólo una para este 2019 sin embargo al final la decisión quedó en cero, esta situación es un drástico cambio en el camino que llevaban las subidas de tipos, lo cual es un reflejo de la gravedad de las preocupaciones de la Fed. De acuerdo a las declaraciones de política monetaria, algunos de los principales problemas que se ven en el horizonte incluyen desde una baja inflación hasta la ralentización del gasto en los hogares así como la inversión empresarial. Si bien el banco central considera que el mercado laboral es fuerte y que los mismos datos de empleos son bastante sólidos, en caso de darse una ralentización mayor de lo esperado así como el descenso de la inflación permiten mantener una política monetaria acomodaticia de cara al resto del año. En la rueda de prensa posterior a la reunión del presidente Jerome Powell, este confirmó que la economía estadounidense se encuentra en una buena situación y que crecerá sólidamente en 2019, existen riesgos para el crecimiento como lo san las conversaciones comerciales entre su país y China, el proceso del Brexit, los aranceles europeos, los déficits gemelos y hasta una posible ralentización del crecimiento global. Para Powell, mientras estas incertidumbres existan ”es un gran momento para que la Fed demuestre ser paciente, observe y espere”. Hasta ahí Powell había logrado transmitir optimismo, sin embargo este se fue por la borda al pronosticar aspectos negativos para el PIB y la inflación.

Libra esterlina

Para la libra esterlina, el que la Primer Ministro británica Theresa May haya solicitado a la Unión Europea un aplazamiento breve del Brexit hasta el 30 de junio no le ha sentado nada bien. En la carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, uno de sus argumentos era que no estaba dispuesta a retrasar el Brexit aún más. Es decir, sus intenciones son más que claras, someter el acuerdo de salida a una tercera votación, sin embargo como le ha sido advertido por el portavoz de la Cámara como por la Unión Europea, debe hacer cambios sustanciales si lo que quiere es que sea considerado. El Ministro de Asuntos Exteriores de Francia ha dicho que si May, no puede ofrecer garantías de que se vaya a llegar a un acuerdo se rechazará la solicitud de ampliación. Esta situación termina por afectar al Banco de Inglaterra, ya que tiene que ignorar las mejoras del crecimiento salarial así como el de los precios al consumo, debido a esta continua incertidumbre en torno al Brexit. También ha tenido que reducir sus previsiones del PIB y la inflación para 2019, expresando además su preocupación en torno a la ralentización del crecimiento.