23 Jun, 2021

¿A dónde se dirige la Fed?

Ahora mismo los inversores viven con la idea de que los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) han desaparecido luego de hacerles cambiar de opinión, ya que primero se hablaba de una subida gradual de los tipos de interés para después pasar hacia una postura paciente sin presentar cambios hasta llegar al día de hoy en donde todo parece indicar que en caso de ser necesario están dispuestos a hacer un recorte en los tipos. Ahora mismo, el predictor de futuros de la Fed tiene estimado alrededor de un 20% de probabilidades de un recorte al comienzo de la reunión de dos días, lo que supone un descenso frente al 25% que anteriormente se estimaba.

Algunos miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) podrían estar cerrando filas, evitando de esta manera ser perseguidos por los participantes del mercado y sobre todo, evitar ser objetivos de los presidentes que tuitean. Es claro que las probabilidades van en contra de un recorte esta semana, por tanto un movimiento en la próxima reunión de finales de julio parece ser algo inevitable, aunque bien los futuros indican que hay probabilidades de un recorte hasta 2,00-2,25 frente al nivel actual que va de 2,25-2,50 que actualmente señala un 68%.

Jerome Powell, presidente de la Fed, de nueva cuenta tendrá que dar pasos muy precavidos en la rueda de prensa del día miércoles para no contribuir al impulso dando po hecho un recorte en el mes de julio pero sin eliminar la esperanza hasta llega a un punto de quiebre que provoque una reacción del mercado.

Y es que las orientaciones prospectivas, que han sido diseñadas para calmar las preocupaciones del mercado garantizando de esta manera que los tiempos normales volverán. Estas se enfrentan al reto sin precedentes de preparar a los inversores para un mundo que quizás nunca vuelva a ser normal. Esto puede ejemplificarse con el gráfico de puntos de las previsiones de dónde se encontrarán los tipos de interés los próximos meses de cada uno de los responsables de la política monetaria. Pese a todas las inquietudes en torno al comercio, los datos que pueden verse hasta ahora no dan pistas claras para los responsables de la política monetaria tengan una idea clara de hacia dónde van las cosas. De esta forma se puede ver que la economía únicamente ha creado 75.000 puestos de trabajo para mayo, es decir, 100.000 menos de los que se preveían, aunque por su parte la producción industrial ha llegado a subir un 0,4% este mes, cifra que es el doble de lo que las previsiones indicaban.

Los datos de inflación son un poco más claros, la inflación de los precios al consumo registró un 1,4% anual en mayo, cifra que quedó muy por debajo del objetivo fijado por la Fed en un 2%, mientras que el IPC tiende a estar a penas por encima del gasto en el consumo personal, la medida preferida de la Fed, por lo que es poco probable que apoye la afirmación de Powell de que factores transitorios se encuentren lastrando la inflación. Las expectativas de inflación que sigue la Universidad de Michigan han descendido hasta un 2,2% para junio, ubicándose en mínimos históricos.

Mientras tanto, en su entusiasmo los participantes del mercado dan por hecho que habrá un recorte en julio, con altas probabilidades de un segundo recorte para septiembre, para llegar a 1,75-2,00, un tercer recorte tiene un 35% de probabilidades para que en diciembre quede en 1,50-1,75. No obstante para que se diera un escenario de este tipo, muchas serían las cosas que tendrían que darse. La pregunta que queda al final es ¿Cómo responderá ante la presión de la Casa Blanca?.